El mundo está en constante cambio, esto no es novedad. Hoy en día, las transformaciones se están aplicando a una velocidad nunca antes vista. Las ambiciones por el desarrollo de nuevas tecnologías van aumentando exponencialmente, al igual que la preocupación por el medio ambiente y el planeta. Un estudio de Ecología Verde para el año 2020, dice que existe un 25% de posibilidades de sufrir una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, debido a la combustión interna de los automóviles.

Ahora bien, la electromovilidad es un elemento clave para disminuir de forma considerable la contaminación ambiental. Sin embargo, no podemos dejar de lado los “peros”, las razones detrás del porqué las personas no se están sumando al 100% con el transporte sustentable.

En primer lugar, el alto precio de los autos eléctricos es un factor limitante a la hora de sumarse a la electromovilidad. Esto se debe a que son muy pocas las personas que consideran a estos vehículos como una opción. Gustavo Castellanos, Secretario General de la Asociación Nacional Automotriz de Chile, afirma que “de acuerdo con las proyecciones del Plan Estratégico de Electromovilidad, para el 2050 aproximadamente el 40% del parque de vehículos particulares serán eléctricos e híbridos enchufables”. Por ello, a medida que se empiecen a masificar los vehículos eléctricos, disminuirá su costo y serán accesibles para todo público.

En segundo lugar, los escenarios de riesgo que produce un vehículo eléctrico son la segunda razón por la cual las personas se restringen a priorizar estos vehículos como mejor alternativa en el mercado. Para esto, cabe recordar que el automóvil convencional trajo consigo riesgos en su construcción, pero también para el medio ambiente, y el auto eléctrico es una solución a los riesgos que este mismo hizo en nuestro planeta.

En un estudio de Allianz Global Corporate & Speciality, publicado el presente año, se afirma que “los componentes eléctricos defectuosos y los cortocircuitos pueden provocar un incendio que, al involucrar baterías de alto voltaje, puede ser mucho más intenso y difícil de extinguir y puede liberar altos niveles de humos tóxicos”. Respecto a lo anterior, cabe recordar que, si bien es difícil la manipulación de estas baterías de alto voltaje, se puede investigar para poder lograr un mejor desarrollo y uso de estas.

Entonces, depende de todos y cada uno de nosotros que el desarrollo del transporte sustentable funcione. Si bien un auto eléctrico es un vehículo caro y difícil de construir, se debe tomar en cuenta como solución a problemas que generan riesgos aún mayores, como lo es la contaminación ambiental. Por esto, si queremos pensar en disminuir las emisiones de carbono y salvar al mundo, debemos sumarnos a este gran desafío del transporte sustentable. Entonces, el desarrollo de la electromovilidad, ¿es realmente un riesgo?